CORTITA Y AL PIÉ… DEL CORAZÓN – XVIII

 

En el triangulo de las cepas doradas

donde la esencia se convierte en vino;

en un mayo soleado y placentero

he vivido mi único amor tempranero.

 

Sin sexo; un amor, de tan solo un beso.

 

Fue como brisa en un paisaje de espuma,

febril como la sonrisa de un desierto,

mágico como el malecón habanero,

de roce tierno, de húmedo hueco.

 

Sin sexo; un amor, de tan solo un beso.

Anuncios

Acerca de Makinay

Los sueños, a veces entran sin llamar, a veces hay que empujarlos para que entren y la mayoría de las veces hay que dejarse prendas en el camino para poder acariciarlo con las manos. Y con todo, hay veces que ni esta posibilidad entra. Ellos son la antesala de la realidad. El dulce rincón donde la constancia tiene presencia y prestancia; el cobijo de las almas que a solas, suelen hablar con la luna. La perseverancia y el estímulo hacen que los sueños dejen de ser sueños dormidos y el desaliento y la desidia ayudan a que sigan siendo dormidos sueños. Así que sin mediar entuertos; establezco los sueños franquicia de futuro.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s